Asistencia técnica Contacto
852967248dd3e6cb3942a1fe6af42945

LOS RAEE SON LOS RESIDUOS QUE MÁS HAN AUMENTADO EN NUESTRO PLANETA

– La mala gestión de residuos electrónicos genera más contaminación
– La digitalización puede ayudar a establecer una gestión circular de los residuos electrónicos, una economía circular y sostenible

Los aparatos eléctricos y electrónicos (AEE) están creados para el beneficio de la humanidad y para mejorar las condiciones de vida de la sociedad. Sin embargo, su producción y utilización exige numerosos recursos y obstaculiza la mejora de estas condiciones. La mejora del nivel de vida (urbanización, ingresos, movilidad e industrialización) en algunas partes del mundo ha dado lugar al incremento del volumen de AEE y representa una gran amenaza. Una vez utilizados, se eliminan y generan un flujo de residuos que contiene materiales peligrosos y valiosos, conocido como los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE).

 

 De la misma manera que pasa en el mundo de la moda, los productos electrónicos cambian de estilo rápidamente y muchas veces los ingresos de las compañías que los producen dependen de vender los últimos lanzamientos a precios cada vez más asequibles. Esto provoca que los productos se conviertan en desechos electrónicos, residuos, basura o chatarra y que el número de estos residuos aumente cada vez más deprisa.

La gestión de residuos eléctricos y electrónicos supone un reto para la industria del reciclaje, tanto por la diversidad como por su creciente volumen. Se trata del flujo de residuos que más crece: a un ritmo del 20% anual. La popularización de los aparatos electrónicos y el aumento del poder adquisitivo provoca que los países en desarrollo estén a punto de sobrepasar las tasas de basura electrónica de los industrializados. Según un informe publicado por las Naciones Unidas se estima que en 2050 se podría superar los 100 millones de toneladas de RAEE (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos) en todo el mundo.

La recogida y el reciclaje adecuados de los residuos electrónicos son fundamentales para proteger el medio ambiente y reducir las emisiones climáticas.

Modelo circular

“Una economía circular es un sistema en el que todos los materiales y los componentes se mantienen en su valor más alto en todo momento, y los residuos no existen”

La reducción de los RAEE tendría consecuencias positivas con respecto al medio ambiente: se reducirían los flujos residuales sólidos y los residuos peligrosos para el medio ambiente y para la salud. La economía circular podría crear una gran cantidad de puestos de trabajo en todo el mundo, con respecto al reciclaje de estos materiales. Por otro lado, expertos encuentran una oportunidad económica, ya que estos productos electrónicos contienen materiales preciosos como hierro, cobre y oro.

Pero para poder reducir los números de basura electrónica se deben aplicar los principios circulares. Soluciones como: reducir el consumo de aparatos electrónicos, alargar la vida útil de los aparatos evitando las compras innecesarias, fomentar la reutilización, compra de productos de segunda mano, reciclaje, reparación, utilización de piezas para nuevos aparatos, etc.

Representantes de gobiernos y de organizaciones (de trabajadores y empleadores) coinciden en que desde el sector público se deben “aumentar e impulsar las inversiones en infraestructura y sistemas de gestión de desechos en todos los niveles a fin de gestionar los flujos en rápido aumento de desechos electrónicos, de modo que se promueva el trabajo decente.”

 

RAEE

La digitalización puede ayudar en gran media.

Con la inteligencia artificial, la robótica o el blockchain se puede ayudar a recoger y tratar mejor nuestros aparatos electrónicos desechados. O por otro lado, poder evitar que se conviertan en desechos, es decir, hacer que la información sea más fácil de compartir entre los actores. Si los datos no se manejan bien, la transformación digital también puede generar efectos secundarios negativos. La UE explora formas de promover la doble transición (digital y verde) y la mejora de la gestión de los desechos electrónicos proporciona un caso oportuno e importante en la práctica. La alineación de las transiciones verde y digital puede mejorar la economía circular y las TIC ecológicas.

Fuentes: Fundación Ecolec, MAPAMA, EWaste, WEEE Forum