Asistencia técnica Contacto
BANNER SENSORES

Instalación de sensores volumétricos en los contenedores de residuos en Alboraya

Ampliación de la red de sensores volumétricos en contenedores de recogida de residuos en el Ayuntamiento de Alboraya, cofinanciada mediante el Plan de Subvenciones de SMART CITIES de la Diputació de València (Dival).

SIM Levante  puso en funcionamiento el pasado martes 16 de noviembre la ampliación de la red de sensores volumétricos del Ayuntamiento de Alboraya para controlar y optimizar el servicio de recogida de residuos. Esta ampliación se realizó en 35 contenedores de recogida de residuos de Patacona, una zona residencial muy concurrida y repleta de restaurantes.

Instalación de sensores volumétricos en Alboraya
Instalación de uno de los sensores volumétricos en un contenedor en la Avda. Mare Nostrum de la Patacona, Alboraya. (FP)

Seguro que, en numerosas ocasiones, te has encontrado con el contenedor de residuos desbordado: las bolsas de basura rebasando el límite, apoyadas, amontonadas en la calle o junto al contenedor. Este problema se repite en muchas zonas residenciales y es algo que es posible reducir y eliminar con la ayuda de los sistemas volumétricos.

Estos dispositivos calculan el nivel de llenado de los contenedores y envían la información a la plataforma de la Diputació SENTILO mediante la solución tecnológica SSManager. Permiten planificar la recogida de los contenedores que han llegado a su nivel óptimo de recolección, evitando que se desborden o que se recojan cuando tienen una cantidad de residuos inferior a la óptima estipulada.

En SIM Levante hemos implementado esta actuación en el municipio de Alboraya (València), localidad de 25 mil habitantes, regulada por las condiciones establecidas en el plan SMART CITY 2021 de la Diputació de València. La instalación de los sistemas volumétricos se ha realizado en contenedores de rechazo, plástico y papel; gris, amarillo y azul respectivamente. Este trabajo se puede realizar en cualquier tipo de municipio, pues la mejora no es solo para la entidad que implemente la solución, sino también para los habitantes del mismo y para el medioambiente.

Sensores volumétricos

Se trata de unos dispositivos de unos 20 centímetros de diámetro anclados a los contenedores para evitar su caída durante el proceso de recogida. Están instalados en la parte superior interna del contenedor y permiten calcular el nivel de llenado de residuos a través de ultrasonidos y medición láser para mejorar la precisión de lectura

Calculan la temperatura interior del contenedor y la distancia comprendida entre la parte superior del contenedor y la cima del residuo y envían la información recogida (temperatura y llenado) al servidor en tiempo real. Con los datos recogidos, la solución tecnológica recalcula la nueva ruta de los equipos de recogida de residuos y optimiza su servicio. También sirven como alarma antiincendios, ya que notifica cuándo la temperatura es excesivamente alta en los contenedores.

Gracias a estos dispositivos, podemos conocer en tiempo real el estado de los contenedores de nuestra vía pública. Los datos se exponen en plataformas para mejorar el servicio de las empresas municipales y para que los ciudadanos sean partícipes de la mejora del estado de sus ciudades. Con los sensores volumétricos SIM Levante ayuda a los municipios a convertirse en Smart Cities.

Beneficios de la instalación

¿Cuáles son los beneficios tras la instalación de los volumétricos? Los sensores reducen todos los costes relacionados con la recogida de residuos y mejoran la calidad del servicio e higiene del municipio.

La exactitud y monitorización de los datos recogidos diariamente permiten optimizar al máximo las rutas de recogida. Incrementa la eficiencia del servicio con un ahorro de costes asociado al menor uso de los recursos, evitando así desplazamientos innecesarios y una buena selección de contenedores incluidos en la ruta. Es decir, se reduce considerablemente las emisiones de gases de efecto invernadero y la contaminación acústica también.

La instalación y digitalización del servicio evita los desbordamientos de basura en las calles y todo lo que ello conlleva: aparición de insectos y animales, malos olores, infecciones, etc.